Los Mejores Aceites Capilares

LOS MEJORES ACEITES CAPILARES

Si buscas la mejor manera de cuidar tu cabello, prueba un tratamiento de aceite capilar . Los aceites naturales para el cabello contienen decenas de propiedades y componentes valiosos, que son esenciales en el cuidado del cabello. Estos no solo proporcionan al cabello suavidad. Contienen varias propiedades que ni siquiera sospechas. Una vez los pruebas, no hay forma de que puedas resistir la acción de los aceites capilares. Conoce los mejores aceites capilares.

LOS MEJORES ACEITES CAPILARES

Manteca de Cupuaçu (Manteca de Semilla de Theobroma Grandiflorum)

Manteca capilar también llamada “lanolina vegetal”. Es característica por tener una alta cantidad de fitoesteroles, que, en la estructura, están cerca del cemento intercelular de nuestro cabello. Esta manteca es valorada por fortalecer la barrera de agua y lípidos del cuero cabelludo y por retener el agua. Suaviza, mejora la elasticidad y regenera. Además, la manteca de cucuacu elimina las inflamaciones y calma las irritaciones. También, esta descrito como un filtro UV natural.

Manteca de Karité (Manteca de Butyrospermum Parkii)

La manteca de karité es conocida por su equilibrio entre los ácidos grasos saturados e insaturados, cuya cantidad es casi exactamente la misma. Es un filtro solar sutil y una fuente perfecta de vitamina A, E y F. Suaviza, hidrata, fortalece y restaura la elasticidad. La manteca de karité recubre el cabello con una capa protectora de lípidos, por lo que el cabello está protegido y acondicionado.

Aceite de Argán (Aceite de Argania Spinosa Kernel)

También llamado “oro líquido de Marruecos” debido a su país de origen y su bajo contenido en ácidos saturados. Con el fin de obtener 1 l. de aceite de argán se requieren 30 kg de frutos, de ahí, su alto precio. Este aceite tiene propiedades antioxidantes intensas, por lo que se utiliza como cosmético anti-edad para el cabello. Tiene acción antiinflamatoria, calmante y protectora. Es más, el aceite de argán se recomienda como producto protector contra el calor natural para dar estilo. Adecuado para la protección de las puntas del pelo.

Aceite de Babasú (Aceite de Semillas de Orbignya Cohune)

En su composición, es casi lo mismo que el aceite de coco. Su consistencia se asemeja a la manteca capilar, se derrite al contacto con la piel. Proporciona suavidad, mejora la hidratación y restaura la barrera protectora natural lipídica. La manteca de babasú es un emoliente perfecto, facilita el peinado, suaviza y protege el cabello de la fractura.

Aceite de Pino Siberiano (Aceite de Nuez de Pinus Sibirica)

Obtenido a partir del pino siberiano que crece en el corazón del bosque más puro. El aceite de pino siberiano es versátil. Tiene propiedades regeneradoras, limita el impacto nocivo de factores externos e influye beneficiosamente en la condición del cuero cabelludo. Elimina la caspa y toxinas, y funciona como antioxidante. El cabello se vuelve elástico, el cuero cabelludo limpio, calma las inflamaciones y fortalece.

Aceite de Jojoba (Aceite de Semilla de Simmondsia Chinensis)

Es un aceite capilar excepcional que, de hecho, es una cera. Contiene muchas vitaminas (incluida la vitamina F) y escualeno, por lo que nutre y vuelve el cabello elástico e hidratado. Regula la secreción de sebo en el cuero cabelludo, fortalece lel cemento intercelular y previene la sequedad.

Aceite de Coco (Aceite de Cocos Nucifera)

Se cree equivocadamente que es el aceite adecuado para el cabello dañado y seco. Contiene una gran cantidad de ácidos grasos saturados, por lo que es mejor para la protección del cabello con baja porosidad. Penetra profundamente en el cuero cabelludo y nutre. Es hipoalergénico, y protege el cuero cabelludo y el cabello de la exposición dañina del sol.

Aceite de Macadamia (Aceite de Macadamia Ternifolia)

Aceite capilar rico en vitaminas A, B, E y minerales. Hidrata, protege, restaura la elasticidad y calma las inflamaciones. Es un aliado del pelo seco y dañado, que carece de brillo. Regenera, nutre y mejora notablemente la apariencia del cabello. El aceite de macadamia es perfectamente absorbido por las capas profundas de la piel.

Aceite de Marula (Aceite de Semilla de Sclerocarya Birrea)

El aceite de marula natural es rico en sustancias activas que apoyan el cuidado del cabello. Tiene una intensa acción antioxidante, elimina los radicales libres y fortalece la barrera lipídica de la piel. Gracias a este aceite, el cabello conserva un nivel constante de hidratación en el cabello, que se vuelve elástico y fuerte. El aceite de marula protege contra la degradación del colágeno. El pelo queda suave, sedoso y brillante.

Aceite de Almendras (Aceite de Prunus Amygdalus Dulcis)

En cosmetología, el aceite rico en almendras dulces se utiliza por sus dos vitaminas valiosas para nuestro organismo: E (un fuerte antioxidante) y A (fortalece el cabello). Es adecuado para el cabello de porosidad media que puede ser débil y tiene un problema de hidratación. Mejora la circulación sanguínea de la piel, calma la inflamación y protege el cuero cabelludo contra el impacto nocivo de factores externos, como el sol, el viento o las toxinas. El aceite de almendra nutre, estimula la renovación celular, restaura la elasticidad y proporciona brillo.

Aceite de Monoi (Extracto de Flor de Tiare + Aceite de Cocos Nucifera)

Macerado de las flores de Gardenia de Tahití en aceite de coco, que, en una vieja lengua tahitiana, significa “aceite perfumado”. Combina un perfume excepcional de flores exóticas con increíbles propiedades acondicionadoras. Apoya los procesos curativos de las inflamaciones de la piel, protege contra factores ambientales externos, aumenta la elasticidad y fortalece visiblemente el cabello. Contiene escualeno, componente presente también en la piel, por eso este aceite es tan bien tolerado por la piel. Regenera el cabello seco y protege contra las puntas abiertas. El aceite de monoi previene daños mecánicos al cabello (mientras lo peinas) y suaviza.

Aceite de Ricino (Aceite de Semilla de Ricinus Communis)

Obtenido de las semillas de la planta tropical del aceite de ricino, que, en muchos jardines se cultiva por su aspecto. Como el único aceite, se compone de ácido ricinoleico con un impacto beneficioso en el cabello. Estimula el crecimiento del cabello, evita la caída capilar excesiva, fortalece y asegura un brillo opulento. Se utiliza con frecuencia en el cuidado de la piel para eliminar las irritaciones y la caspa.

Aceite de Aguacate (Aceite de Persea Gratissima)

Aceite de siete vitaminas, porque esta es la cantidad que tiene este aceite: A, B, E, H, K, PP, F. Es rico en ácidos grasos insaturados, aminoácidos y proteínas. El aceite de aguacate es hipoalergénico, suaviza y nutre incluso las capas más profundas de la piel. Ayuda en la curación de la piel problemática y cuida el cabello de porosidad media. El aceite de aguacate retiene el agua en la epidermis para que mantenga un nivel constante de hidratación en las células del cabello. Restaura la elasticidad y proporciona suavidad.

Aceite de Maracuyá (Aceite de Semilla de Passiflora Edulis)

El aceite capilar con una acción antioxidante el doble fuerte que el aceite de argán, es el mejor aceite con propiedades antiedad. Es rico en ácidos grasos esenciales, pero también vitaminas A, C, K y E y calcio, potasio y fósforo. El aceite de maracuyá regula la secreción de sebo y fortalece la barrera protectora natural de la piel. Proporciona brillo al cabello quebradizo y dañado.

Aceite de Semilla de Algodón (Aceite de Semilla de Gossypium)

A pesar de que es el aceite capilar menos conocido, vale la pena prestarle atención. El aceite de semilla de algodón contiene gran cantidad de ácidos grasos insaturados, por lo que acelera la regeneración y protege eficazmente del impacto nocivo de factores externos. Un antídoto para los problemas de la piel. Nutre, calma e hidrata perfectamente las irritaciones. El aceite de semilla de algodón funciona muy bien en las puntas de los cabellos secos.

Aceite de Onagra (Aceite de Semilla de Oeonthera Biennis)

Contiene una cantidad excepcionalmente grande de vitaminas y ácidos grasos preciados, a pesar de ser obtenido de una planta ordinaria. Tiene propiedades anti-envejecimiento en la piel y el cabello debido a los antioxidantes, preserva la elasticidad, suavidad y belleza del cabello, pero también elimina las inflamaciones y mejora el funcionamiento de las glándulas sebáceas. Aceite perfecto para el cabello seco.